Chequear como va el fijador

Pre make up y el post

Antes de empezar con cualquier rutina de maquillaje, debes tener las herramientas apropiadas. Nos referimos a bases de maquillajes de acuerdo a tu piel, pinturas en los tonos que mejor te sientan, brochas lavadas previamente, crema hidratante, fijadores, sombras, labiales y todo lo que te guste… Para poder aplicar bien todos los productos sin manchar tu pelo, atalo con una colita.  

También es indispensable tener la cara limpia, así que te recomendamos lavarte bien la cara con jabón neutro. Te ayudará a eliminar la suciedad de tu cutis, pero también el exceso de grasa que hayas acumulado hasta ese momento.

Después de esto hidrata tu cara, aplicando limpiador según tu piel, después aclararlo con agua y agrégale crema hidratante para que tu rostro quede radiante (dejar que la piel absorba la crema por completo antes de continuar).

Empeza con la prebase.

Si tenes la piel de un tono amarillento, utiliza una prebase de color ligeramente morada.

Si sueles tener la piel demasiado pálida, una base rosada te dará un toque de color.

Si tienes muchas rojeces o granos, apuesta por un cosmético de tonalidad ligeramente verdosa.

En cuanto a la base, tenemos que definir que tono y textura necesitamos.

El color de tu tez puede ser fría (si tiende a ser azulada, rojiza o rosácea), cálida (si tiende a ser dorada o anaranjada) o neutra (si está entre ambos tonos).

Recorda también que la idea es que al aplicártela desaparezca. Es decir, el objetivo de la base de maquillaje es fundirse con tu piel para hacerla lo más uniforme posible, no hacer que tu tez parezca de otro color.

En cuanto a la textura lo ideal es usar una de cobertura ligera a media, fluida y de larga duración, aunque depende de la piel de cada una y según como le sienta.

La base siempre debe aplicarse con brocha, ya que se extiende mejor y la cantidad de producto utilizada siempre es menor que utilizando las manos o esponjas. Nunca debemos terminar de aplicar nuestra base en el borde de la mandíbula, la base termina por el cuello y nunca con un corte brusco.

Para aplicarte los correctores también tenes diferentes trucos.

El corrector amarillo te ayudará a equilibrar las zonas violetas de tu piel como, por ejemplo, las ojeras.

El corrector verde es perfecto para tapar zonas rojas o acné.

El corrector azul disimulará las zonas de tu piel que parezcan amarillentas.

El corrector marrón te servirá para dar un poco de profundidad a tu rostro.

El corrector blanco es un iluminador perfecto.

Ahora, aplica contorno en este momento si decidís usarlo.

El contorno afina las facciones de tu cara al crear sombras de distintos tonos.

Una vez hecho todo esto, podes iluminar tu cara ya sea con rubor, highlighter, shimmer, bronzer o lo que más te guste.

Uno de los trucos para aplicar el rubor de forma adecuado es meter los cachetes para adentro de la boca. De esta forma, se marcarán más los pómulos y podrás aplicarlo con más facilidad con una brocha. Empieza a la mitad del rostro y extiéndelo hacia la sien difuminando bien los bordes para evitar manchas.

Para saber que colores te convienen tene en cuenta:

Si tienes la piel clara, utiliza un colorete en todo rosa o anaranjado suave.

Para los rostros de tez un poco más oscura, les favorecen más los tonos malvas.

En el caso de las pieles oscuras, el rubor que mejor les sienta es el naranja intenso o morado.

Recorda que ahora y más adelante siempre es buen momento para agregarte polvo traslucido y/o rociarte fijador sellador, para que tu maquillaje se asiente más.

 

Ahora si, es momento de los ojos.

En cuanto a las sombras, las ofertas son millones. Te recomendamos que trabajes un estilo de mirada, que puedas variar o innovar según el dia, la ropa o la ocasión. Podes variar la intensidad según el momento.

Para aplicártela correctamente empeza sobre el pliegue del parpado con un pincel pequeño. Utiliza un tono mas claro para la zona central y superior. Utiliza una gota de iluminador sobre tu lagrimal si queres que tu ojo parezca mucho más brillante.

Al momento de delinear tus ojos, existen muchos tipos de lápices y si bien hay comodidades para cada uno de los mas usados es el liquido con punta de pluma.

Te recomendamos tomarle practica a esta tenica antes de lanzarte de lleno, ya que un movimiento en falso podría arriesgar gran parte del trabajo hecho hasta ahora.

Traza una raya sobre la línea de tus pestañas por el párpado superior del ojo.

Para una mirada mas penetrante hace lo mismo con el parpado inferior.

Aunque es complicado, intenta que la raya de ambos ojos quede lo más parecido posible.

Después de esto, podes usar el rímel o la mascara.

Despierta tu mirada rizando ligeramente las pestañas con un rizador, sin abusar y sin hacer demasiada presión ya que el pelo de las pestañas si se daña no se regenera. Aplica una capa de máscara de pestañas, evitando crear grumos y una vez seca dale una segunda capa sólo en las puntas. 

Pasa el cepillo por cada una de tus pestañas, incluidas las que están más cerca de tu lagrimal y las del extremo opuesto. Para un toque aún más natural, utiliza un rímel marrón oscuro, pero si lo que buscas es enmarcar tu mirada, apuesta por la máscara de pestañas negra. Con unos pequeños toques notarás que tu mirada cambia radicalmente.

Si crees que tus pestañas son demasiado pequeñas y sueñas con tenerlas más largas, siempre puedes ponerte unas pestañas postizas. Hay modelos muy sencillos y naturales que son apropiados para el día a día.

Y obviamente, no podes salir sin pintarte los labios.

Hay muchas formas de pintarse los labios según el aspecto final que quieras conseguir. Puedes empezar con un delineador para definir la forma y para fijar el color. A continuación, aplica un labial o gloss sobre tus labios. Empieza en el centro del labio y extiéndelo hacia los bordes para evitar los excesos. Si queres controlar más los trazos, utiliza un pincel.

En cuanto a los colores, hay una infinidad de variedades y opciones para elegir.

Elegi el tuyo según como te hayas pintado los ojos, que ropa vas a llevar, la funda del celular, las zapatillas, la ocasión o lo que se te ocurra.

Tampoco olvides la regla universal: si marcas o recargas mucho tus ojos, no lo hagas con los labios y viceversa.

Y para finalizar rociate con un spray fijador asi prolonga la duración de tu maquillaje.

¡YA ESTAS LISTA!

Seleccione una categoria
×
×

Cart